Mario Benedetti

"Es raro que uno tenga tiempo de verse triste:
Siempre suena una orden, un teléfono, un timbre, y claro, está prohibido llorar sobre lo que escribes porque no queda bien que la tinta se corra".

Mario Benedetti

jueves, 29 de marzo de 2012

Marioneta


Volviste como si nada, con esa naturalidad que me encanta.
Hablabas a tres palabras por segundo,
 Yo solo trataba de entender, como es que aun me mantenía en pie.

(Sonreíste)
Mi razón se lanzo al precipicio.


De pronto me convertí en tu marioneta, a la que besas, despiertas, levantas, manejas y luego dejas.
Sin darme cuenta ya era una muñeca de trapo descosida, esperando las manos que la lleven más alto.


Un gesto me avisa que estas por irte.
Y en mi interior no dejo de repetir...
"Quédate solo un instante, tal vez no vuelva a mirarte
Llámame linda otra vez aunque me alientes a la nada
Aunque en la madrugada no encuentre calma..."

3 comentarios:

María dijo...

Convertirse en marioneta de deseo de usar y tirar, algo muy triste.

Un beso.

Ginza dijo...

Demasiado triste, pero lamentablemente son cosas que pasan :/

Besos!

Isidro Gómez Vargas dijo...

:/