Mario Benedetti

"Es raro que uno tenga tiempo de verse triste:
Siempre suena una orden, un teléfono, un timbre, y claro, está prohibido llorar sobre lo que escribes porque no queda bien que la tinta se corra".

Mario Benedetti

sábado, 26 de mayo de 2012

Ella y él


Se encontraba tan confundida
El le decía exactamente lo que necesitaba escuchar.
Y ella soñó que el lugar perfecto era justo a su lado
Decía "Linda... Aquí es donde perteneces"
Mientras la rodeaba con sus brazos
La sangre se le acumulaba en las mejillas y era incapaz de pensar.
No pudo darse cuenta que era el sitio equivocado

Ella sabe que no pueden ser perfectos todos los días
Pero él nunca le entrego más de la mitad de su corazón
Se preguntaba una y otra vez ¿Porque estaba atrapada en él?
Despistada, amándole cada vez más. Aferrada a nada
Ella hubiera dado todo por ser parte de su vida (Ingenua)


A él le encantaba destrozar sus sueños
No sabía que era uno de ellos…
No sabe que es uno de ellos.


5 comentarios:

Otto dijo...

es importante no cruzarte en tu propio camino..esto es para él.
Romper los sueños, cuando uno mismo es uno de ellos es harto complicado, pero todos somos tan vulnerables.

Ginza dijo...

Si que es complicado... Pero quien nos manda a destruir suenos ajenos?

Besos! gracias por la visita :)

María dijo...

Atrapada a los sentimientos, aferrada al amor...

Un beso.

Fredy dijo...

no obstante la guerra de dos corazones concluia en la distancia, aquella donde todo brota y el agua salada de las lagrimas ayuda a germinar la la flor de la trizteza, que mata lentamente... u.u muy bueno gina, maestra.. n_n

GuillerCastillo dijo...

Ginza, en medio del desconcierto general, supongo, no queda otra que garabatear nuevas rutas con la ayuda de nuestro aliento sobre nuestro propio espejo.