Mario Benedetti

"Es raro que uno tenga tiempo de verse triste:
Siempre suena una orden, un teléfono, un timbre, y claro, está prohibido llorar sobre lo que escribes porque no queda bien que la tinta se corra".

Mario Benedetti

viernes, 15 de junio de 2012

Viejos archivos


Esta fue una semana llena de malos ratos, pero en vez de olvidarlos me sentaré con una taza de té a recordarlos.
Lo sé, soy algo rara, pero me gusta darle un final a todo mientras repaso.
A veces es bueno volver sobre nuestros pasos, ver qué hicimos mal. Me planteo hacer eso y contarlo como una anécdota más sobre mi vida.




Mientras tanto les dejo este pequeño texto.


Contemple tus escritos y desde ese momento quise que fueras tu quien escribiera mi historia de amor. La tinta se te había terminado y fui en busca de más, la puse en tus manos pero te negabas a empezar.
Inspiración.  Repetías mil veces que se te había terminado. Que era mejor abandonarlo…
Tome tu mano con fuerza y la guie haciendo garabatos hasta que lo hiciste por ti mismo, te demostré que tu inspiración solo estaba dormida.
Acaricie tu corazón con delicadeza y te suspire versos tras las orejas. Empezaste a escribir de nuevo y yo estaba contenta. Cada día me sentaba a leerte ansiosa por descubrir tus nuevas letras.
Y fue así hasta  esa tarde desafortunada en la que mientras seguía tus líneas escuche el sonido de algo romperse en mi interior. De mis ojos brotaron pequeñas gotas y mi corazón lanzo un grito que solo pude escuchar yo.
“Esto y mi corazón siempre tuyos mi querida M.”
Con esas palabras diste fin a tu escrito y al palpitar de mi corazón.




Siempre quise subir esto y ahora que duele menos es cuando me atrevo a hacerlo.
Feliz fin de semana. ¡Besos!


G.

2 comentarios:

Juan Luis López dijo...

La semana pasó, el corazón vuelve a latir y el tiempo sigue caminando, eso es lo importante.

Un beso!

Ginza dijo...

Así es. Y ojalá siga por ese rumbo...

¡Besos!