Mario Benedetti

"Es raro que uno tenga tiempo de verse triste:
Siempre suena una orden, un teléfono, un timbre, y claro, está prohibido llorar sobre lo que escribes porque no queda bien que la tinta se corra".

Mario Benedetti

lunes, 24 de junio de 2013

Hablar de felicidad

Hablar de la felicidad siempre ha sido demasiado controvertido y complicado, cuando debería ser tan simple como respirar. Siempre he sido de las que piensan que la felicidad son solo instantes, depende de uno mismo cuanto duren y con qué frecuencia sucedan.

¿Qué puedes hacer para ser feliz?

Simplemente vivir, y nada más que eso.

No es una meta a la cual debamos llegar y nadie puede asegurarte que al vivirla se vuelva permanente, pero sabes que las has disfrutado y que no tienes que conformarte con menos cuando has tocado ese punto.

Todos tenemos acceso a nuestra porción de felicidad siempre y cuando vivamos para y por nosotros, describiendo como se pasa el mundo pero no tan deprisa como para formar parte de todo.
A medida que pase esto llamado vida, sonreirás, disfrutaras, pero también lloraras porque el tiempo se pasa volando; así que toma muchas fotos, ríete hasta llorar, perdona sin rencores y ama como si nunca te hubieran herido.
Resulta más sencillo de lo que parece y a veces es por esa razón que la mayoría se desvía del camino, pero puedo decir que he sido feliz y sé que tendré más de esos instantes sin necesidad de buscarlos.


2 comentarios:

Caminante dijo...

Hola! Volvi a blogger y en mi blog hay un premio para vos!
Saludos y nos estamos leyendo :)

Taun We dijo...

Que complicado, es que a veces vemos lo malo como un enorme muro y del otro lado la felicidad; cuando en realidad y como tu lo señalas debería de ser nuestra compañera de viaje.

Muy buena entrada, para reflexionar...

Un fuerte abrazooo, Taun.