Mario Benedetti

"Es raro que uno tenga tiempo de verse triste:
Siempre suena una orden, un teléfono, un timbre, y claro, está prohibido llorar sobre lo que escribes porque no queda bien que la tinta se corra".

Mario Benedetti

miércoles, 19 de febrero de 2014

Me faltas

¿Qué fue lo que pasó?
Me planteo mil respuestas que al final no logran responder nada.

Quererte es inevitable y desear que sea igual que antes aún más, las cosas cambiaron mucho, y sí, quisiera que todo fuera igual.
Que compartiéramos el mismo tiempo, los mismos gestos, las mismas historias, las mismas risas y lo mismos tropiezos. Entonces es cuando me doy cuenta que eso de volverte adulto es exactamente como lo cuentan, que la gente cambia cuando crece, cuando toma su rumbo, y dejan de tener tema de conversación cuando deja de frecuentarse o simplemente deja de buscarse. Yo esperaba que nunca nos pasara.

Y quiero que seas feliz, muy feliz, ahora que no puedo ver si lo eres.
También quiero que muchos sueños se te cumplan, para que si algún día volvemos a encontrarnos  puedas contarme lo que se siente.

Te echo de menos, pero ya no sé qué escribirte cuando abro un nuevo mensaje de texto, porque pienso que no responderás, por falta de tiempo, por exceso de trabajo o por que no tienes nada que decir…

Supongo que los kilómetros pueden distanciar después de todo, todavía hasta hace un tiempo tenía la firme convicción de que no sucedería.
Y ahora, hasta el tiempo se me enreda, y no logro encontrar ese último segundo que tenía algo de nosotros. Lo perdí en algún lugar.

Ahora tengo la sensación todo el rato de que me falta algo...

Quizá sea ese mendigo segundo perdido, o tal vez seas tú.