Mario Benedetti

"Es raro que uno tenga tiempo de verse triste:
Siempre suena una orden, un teléfono, un timbre, y claro, está prohibido llorar sobre lo que escribes porque no queda bien que la tinta se corra".

Mario Benedetti

jueves, 23 de enero de 2014

A.

A. Prefiere siempre mirar al cielo que ver por dónde camina. Espera tomar por sorpresa a alguna estrella que haya decidido bajar a la tierra. En realidad no sabe exactamente cuál es su fijación con el firmamento. Le encanta el hecho de que aunque el mundo a su alrededor se transformé, el cielo siga siendo el mismo. Y es tan soñadora que espera que un espacio tan grande este escondido un misterio. Más allá de lo que sus ojos pueden ver.
A. sabe que no es la única que observa con fascinación el universo. Espera encontrarse alguien así de perfecto
Y es que ella siempre quiso un chico que al preguntarle “¿Qué secreto esconde la luna?” Respondiese algo mejor que un “No sé”. Lo que sea. Aunque solo fuese una tontería. Que se inventara una pequeña historia que hiciese su respuesta más interesante.

Por eso cuando aquel día él llegó y le dijo “Te he guardado un obsequio detrás de la luna…” Ella no pudo evitar sonreír como una tonta.


1 comentario:

Utopía dijo...

Jo, qué bonito! Si es de esa manera... yo también quiero sonreír como una tonta ^^
Un abrazo y necesito ayuda, por fi, pásate por mi blog :3