Mario Benedetti

"Es raro que uno tenga tiempo de verse triste:
Siempre suena una orden, un teléfono, un timbre, y claro, está prohibido llorar sobre lo que escribes porque no queda bien que la tinta se corra".

Mario Benedetti

miércoles, 21 de enero de 2015

Enfermedad.

Hubo un tiempo cuando era pequeña en que lo detestaba. Era más débil, supongo, o no lo entendía y crack algo dentro de mí se rompía. Creía que era injusto.
No sé en qué momento fue, quizá tenga que ver con que ahora soy mayor, pero no logro evocar el momento preciso en el que lo entendí todo.

-¿Por qué a mí?- Decía mi versión pequeña de hace algunos años

-Porque eres fuerte– Me gustaría haberle dicho.

-¿Hice algo mal?, ¿Es un castigo?… ¿Por qué?- Tal vez habría replicado

-Cada persona tiene su lucha y esta es la tuya…

Si yo no hubiese llegado así a este mundo, tal vez esta no sería mi vida, quizá ahora mismo estaría en otro lugar, tendría otra familia, mi lucha sería diferente.
Existen personas sanas que no son felices, que no tienen amor, que han desperdiciado su vida. Ellos viven su lucha personal.

Claro que me sigo rompiendo de pronto, pero nadie resiste tanto, a veces necesitas que alguien te sostenga por un momento. Solo por un momento.

Después te levantas, te sostienes sobre tus propios pies y sigues, porque hay que seguir. Así debe ser.

Y si me dieran a elegir, elegiría esta enfermedad nuevamente. Estar consiente de todo esto lo hace mucho más fácil. Incluso he dejado de orar por una cura. Ahora solo pido vivir.